Buses naranjas y buses verdes

Creemos que la dimensión espiritual es un ámbito del ser humano que lo define y lo guía en su manera de entender la vida y de vivir su propia EXISTENCIA. Esta dimensión puede tomar la forma religiosa pero también de creencias laicas que se unen a propósitos éticos, esta forma de sentir y pensar, junto con comportamientos y acciones, consolidan y llevan adelante la unidad esencial del individuo.
Las personas LGTB no escapamos a este paradigma y nuestra necesidad interna de consolidar la dimensión espiritual sigue los mismos caminos que, desde tiempo inmemoriales, acompañan el peregrinar de la humanidad.
Esta última semana nos hemos encontrado con noticias tristes ante buses cristianos naranjas y alegres ante buses laicos verdes.
Solo nos queda reflexionar sobre el compromiso de visibilidad que debemos buscar los creyentes LGTB y seguir trabajando en contra de la discriminación dentro de nuestras religiones, iglesias y comunidades espirituales de referencia..
Avanzar en nuestro desarrollo espiritual permaneciendo en la fe, más allá de las dificultades que nos encontremos en nuestro camino, y luchar por regresar  a ellas para ofrecer aquello que tenemos: nuestros propios colores de diversidad, normalización y el deseo humano de vivir nuestro derecho espiritual de creer y compartir.
Sección Espiritualidad Cogam