Las asociaciones de personas trans* y sus familias plantan a Ayuntamiento de Madrid en la inauguración de la Plazuela de la Memoria Trans*

Nota de Prensa de las asociaciones: Acción en Red Madrid, Afemtrans, Area trans* de Fundacion Triángulo, Chrysallis Madrid (Asociación de Familias de Menores Transsexuales), COGAM (secciones TransCogam, Jóvenes TransCogam, Familias Trans*formando), El Hombre Transexual, Hetaira, Plataforma Orgullo Periférico
El Ayuntamiento de Madrid inaugura esta semana la Plazuela de la Memoria Trans*, una iniciativa que ha sido apoyado por las asociaciones de las personas trans* y sus familias desde hace dos años, en especial desde la muerte del joven trans* Alan Montoliu Albert. Consideramos necesario la existencia de un lugar en Madrid que recuerde de modo permanente a las víctimas de la máxima expresión de la transfobia social e institucional. Los recientes suicidios de menores trans* difundidos por los medios y las víctimas que permanecen en el anonimato, particularmente, entre las personas trans* que se dedican al trabajo sexual, son evidencias de la necesidad de este espacio.
Las asociaciones de personas trans* y sus familias creemos necesario el máximo compromiso institucional contra la transfobia. La condena máxima a ésta lacra social debe partir de nuestros máximos representantes en las distintas Administraciones y quienes se sientan en el Parlamento, Asambleas autonómicas y Ayuntamientos. Es por ello que, ante la falta de confirmación de la Alcaldesa de Madrid a la inauguración de la Plazuela de la Memoria Trans*, las asociaciones hemos decidido no difundir ni tomar parte en el acto oficial de apertura del espacio.
Las asociaciones consideramos imprescindible la presencia de la Alcaldesa de Madrid en la inauguración de la Plazuela de la Memoria Trans*. En unos días que aún estamos conmocionadas con la reciente muerte violenta de una adolescente trans* hace apenas un par de semanas, es necesario que nuestros máximos representantes nos acompañen más que nunca en nuestro dolor e indignación. Es necesario un claro signo de condena política a quienes con su transfobia niegan el más elemental de los derechos humanos a las personas trans*: El derecho a ser.