Categorías
Bisexuales COGAM Gay Gay Inform Información_LGTB Lesbianas Manifestación Orgullo 2014 Transexuales

La dignidad volvió a ganar

El punto de encuentro fue la recién estrenada estación de bicicletas eléctricas en la Cuesta de Moyano. Habíamos acordado vernos a las 18 horas, pues no queríamos perdernos ni un segundo del acontecimiento, aunque yo no dejaba de pensar que era algo pronto y que seguramente seríamos de los primeros en llegar a la fiesta pues, como solemos predecir, estas cosas siempre empiezan tarde. Al llegar a Atocha, quedé maravillado cuando vi la inmensa cantidad de gente que ya se encontraba en el Paseo del Prado, esperando el comienzo de la Manifestación Estatal; cruzar la calle para llegar a Moyano fue casi como intentar entrar al metro durante esos días de huelga que de vez en cuando nos toca sufrir.


Faltaba menos de media hora para el inicio de la manifestación cuando la bocina de un autobús repleto de turistas hizo que me percatara de que uno de los carriles del Paseo continuaba abierto al tráfico, aunque ya miles de personas lo inundaban. Reí para mis adentros al tiempo que me decía: “éstos de arriba…es que ya no saben qué hacer para sabotear”. Era para mí evidente que esos “descuidos” formaban parte de ese plan ridículo y, como la evidencia ha dejado muy en claro, fracasado, de estropear la más multitudinaria de las fiestas. Con ello, la manifestación cobró para mí un significado adicional: alguien me dijo una vez que ya todo estaba hecho… pero… ¿quién?

Pasados unos minutos de las 18:30 unos petardos y los consecuentes vítores indicaron que la manifestación arrancaba. Poco después empecé a dar mis primeros pasos sobre la calzada, lleno de emoción: era la primera vez que abandonaba la barrera desde la que siempre he tenido por costumbre ver, muy cómodamente, los toros, y me lanzaba al ruedo, junto con muchos otros miles de hombres y mujeres, para defender la dignidad humana, la igualdad, el respeto a la diversidad, la tolerancia. Manifestamos por nosotros, pero también –y, en esta oportunidad, sobre todo- por aquellos que no pueden hacerlo.
Desde el corazón del ruedo, la perspectiva de las cosas era muy distinta a la del tradicional pararse a mirar. Desde allí miras, claro que miras, pero también te miran, muchísimos ojos te miran, algunas manos te aplauden; dejas de ser testigo, pasas a ser protagonista. Sabía que para muchos de los que estaban allí también era la primera vez;  para otros cuantos, quizás demasiados, era uno de los pocos días del año en que podían dejar de ser invisibles; en ningún momento pasé por alto que muchísimos hubieran querido estar allí pero no pudieron. Es complicado expresar con palabras las emociones vividas en casi tres horas de trayecto hasta la Plaza de Colón: ¿Acaso es fácil describir lo que se siente al estar arropado por un millón de amigos?

No cabe duda de que Madrid, otra vez, lo logró. ¡Vaya que si lo logró! No me refiero, evidentemente, a su gobierno que, por insistir en prejuicios que ya deberían estar superados, discrimina abiertamente a miles de ciudadanos (electores y contribuyentes, para más señas) y viola descaradamente sus obligaciones como garante de la seguridad y el buen trascurrir de acontecimientos como el Orgullo Gay. Es así como, a diferencia de muchos otros eventos, no hemos visto vallas que separaran a manifestantes y público e impusieran una distancia mínima de seguridad entre personas y carrozas, no hemos encontrado ninguno de esos imprescindibles baños portátiles en los que poder aliviar la vejiga, no se han reforzado los servicios de transporte público ni se han cerrado calles donde infinidad de personas festejaban la diversidad al tiempo que hasta camiones de la basura realizaban su recorrido habitual, aunque las circunstancias de esa noche fueran extraordinarias.

De quien hablo es del pueblo de Madrid, de su gente;  y de esos miles de visitantes de todos los rincones de España que recorrieron kilómetros y kilómetros para alzar su voz por la dignidad humana y demostrarle a nuestros gobernantes que España está, firme, del lado de la igualdad, el respeto y la tolerancia.

Por Moisés Martín


Categorías
Bisexuales COGAM Gay Lesbianas Orgullo Transexuales

Por los que podemos…¡Y por los que no!

                Junio ya está aquí y, con él, nuestra gran fiesta del orgullo. Durante una semana tendremos la oportunidad de participar en numerosas actividades lúdicas, culturales y políticas que han sido organizadas en su totalidad teniendo como norte la lucha por los derechos del colectivo LGBTQ.  Y es que el orgullo no es otra cosa que reivindicación. Reivindicación, a través de la visibilidad, de los derechos humanos, de la diversidad, de la igualdad, de la tolerancia.



                Este año 2014 dejaré de ver los toros desde la barrera y, por primera vez, me uniré activamente a los miles de compañeros que, con valentía ante el sol del verano madrileño, recorrerán el Paseo del Prado –desde su comienzo en Atocha hasta la Plaza de Colón– en la Manifestación Estatal el sábado 5 de julio. 

                Lo haré porque puedo hacerlo. Porque soy un ciudadano libre que vive en un país libre y, para mayor alegría, en una de las ciudades más amigables del mundo para la población LGBTQ. Lo haré, también, porque carece de sentido renunciar a mis libertades y derechos; hacerlo sería además una inaceptable ingratitud para con todos aquellos que lucharon, poniendo en riesgo muchas veces hasta su integridad física, por lo que hoy millones de almas podemos disfrutar.

                Me manifestaré por mí. Porque aunque es mucho –¡muchísimo!- lo que se ha logrado, aún queda camino por recorrer.  Y porque los derechos, una vez conquistados, deben ser vigilados y defendidos.  Ninguna marcha atrás, ninguna violación ni ningún intento de ignorarlos o relativizarlos para limitarlos deben ser subestimados. ¡Ninguno!

              Me manifestaré junto a amigos y amigas que han hecho de Madrid, la hospitalaria ciudad en la que todos cabemos, su nueva casa, sencillamente porque, muchas veces, la homofobia asfixiante del pueblo o de su país natal les ha obligado a emigrar.Una fuga gay para poder vivirde acuerdo a como sienten, sin miedo, sin que ser como son pueda poner en peligro, incluso, su propia vida. Compartiremos la alegría de aquellos que han podido acercarse a nuestra fiesta, desde distintos puntos de la geografía española o desde otros países, para por unos cuantos días dejar de ser invisibles.
                Y nos manifestaremos, con todo nuestro corazón, por aquellos que no pueden hacerlo. Recordaremos a todos esos Pacos y Lolas, Pepes y Marías, que, aún en la España del siglo XXI, se ven forzados por presiones familiares, religiosas, sociales o profesionales, a callar, a negarse a sí mismos y a llevar una vida que no es la suya sino la de quien es más fuerte y pega más fuerte.


                Elevaremos nuestra voz por Naomi, por Paul, por Solange y por las otras muchas personas que actualmente están presas en Camerún debido a su orientación sexual. Estaremos con nuestros hermanos y hermanas de ese gran continente llamado África. En muchos de sus países la homosexualidad es vista como un desprecio al islam y merecedora, claro está, de castigo. En otros es un delito “civil” penado con largas estancias en prisión o incluso la muerte. En muchas naciones del África negra la caza del gay se ha convertido en casi un deporte nacional promovido por la intolerancia religiosa y política.

Pensaremos en el extenso mundo árabe, tan grande como carente de dignidad para la población LGBTQ. Abrazaremos, en espíritu, a Mahmud, quien mañana cumple la mayoría de edad, 15 años, en su natal Teherán y se convierte en elegible para la pena de muerte por sodomía; de haber sido “pillado”, hasta hoy, solamente le habrían tocado 74 latigazos.
Por todos ellos, por todos esos cientos de millones de seres humanos sentenciados a una vida de miedo y negación, a habitar en el fondo más oscuro de un armario que no es su casa sino su cárcel –para muchos la peor de todas las prisiones posibles-, elevaremos nuestra voz.

Por Moisés Martín


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies